Tuesday, 18 May 2021

lunes

me he despertado a las 7 de la mañana y me he quedado en la cama hasta las 8:50am. decidí que iba a hacer mogollón de abdominales, así que me vestí de deporte e hice mogollón de abdominales. me puse el Whatever People Say I Am That's What I'm Not de los arctic para hacerlos y a posteriori diré que fue una fatal elección. ni lo disfruté ni iba a tempo ni me trajo buenos recuerdos ni nada. 
todavía sucia decidí limpiar el cuarto. tenía una montaña de ropa en el suelo porque mi silla está en el salón. toda la semana pasada estuve quitándome la ropa y dejándola en el suelo sin reparo, me estaba empezando hasta a gustar. estoy sola en la casa, me doy cuenta al salir de la habitación. hace muchísimo sol, lo que se diría un día estupendo. 
he desayunado café y arroz. he conseguido que el casero me deje tirar un sillón que lleva roto desde el principio y ahora la terraza parece gigantesca y vacía. he fumado un cigarro en la terraza gigantesca y vacía. cuando subí al coche de producción y el conductor me saludó ¿qué tal? me salió contestarle de puta madre. últimamente a ese primer qué-tal que va casi automático tras un hola trato de no responder. no me gusta mentir si me preguntan qué tal estoy,  y tampoco es tan difícil evitar la respuesta. si más tarde, ya avanzada la mañana, la noche o la cerveza, me lo vuelven a preguntar, entonces sí que contesto. porque suele ser más tipo: "bueno y tú cómo estás?" y se entiende que quieren saberlo de verdad. pero esta mañana en vez de decir sí, qué tal, qué pasa? (va en serio que he llegado a contestary nadie se entera de nada cuando se saluda) he dicho de puta madre. el conductor ha reído y eso me ha hecho feliz, así que cuando he llegado a rodaje he contestado lo mismo a todo el mundo.
cuando estoy en rodaje me cuesta mucho estar tranquila. como yo lo entiendo porque así lo aprendí, un actor es obediente, es maleable y es todo lo generoso que pueda. con su cuerpo, con su cara, con su voz e incluso con sus emociones. un actor tiene que hacer el esfuerzo de abandonarse a sí mismo para convertirse en lo que el resto del equipo hayan decidido, desde el guionista hasta el maquillador. con lo cual, cada vez que llego a (un) rodaje es como si hinds no existiese, mi casa con sol mañanero no existiese, y el plan de este viernes tampoco existiese. sé que no tendría por qué sentirme así, yo miro al resto de actores y les veo comodísimos. y hablo en general, recopilando experiencias del pasado. se llevan genial todos con todos. y se hacen bromas sin parar. y siempre todos juntos entre ellos, los actores. y a la hora de la comida, todos los gremios se subdividen en mesas. es casi como pintan el almuerzo en las películas de instituto americano. jamás verás al gaffer comiendo con el protagonista, o a vestuario codo con codo con la DOP. así que yo me siento con los actores. alguna vez hace 10 años traté de sentarme en otra mesa y sentí que incomodaba, además de que los actores me decían: "carlota, aquí aquí!" haciendo gestos hacia su mesa y haciéndome hueco incluyendo una silla.  porque claro, todo esto tiene sentido, realmente. yo soy (y siempre he sido) actriz secundaria y voy ahí una vez a la semana, pero ellos se ven a diario y por eso hacen tantas migas. al igual que el resto de equipos, realmente se sientan juntos a comer porque es con quienes más horas pasan y por tanto con quienes potencialmente mejor se llevan. ahora es diferente porque ahora tengo un amigo. a veces con tener a una sola persona que te haga sentirte cómoda basta para soportar este planeta. así que me espero a su hora de comer si es necesario para poder comer con mi amigo. y puedo ser un poquito yo misma y así no me desvanezco tanto y me encuentro mucho mejor.
me mandaron a casa sin que diera tiempo a rodar mis secuencias. es algo normal a veces pasa. como había terminado mi jornada antes de lo esperado decidí salir a comprar unas cosas que quiero para un regalo y me fui caminando. me he dado cuenta que caminar me pone muy nostálgica, y eso ha arruinado que hoy fuera mi primer día en estos días sin derramar ni una lágrima. quizás mañana es el día. mientras caminaba llorando tranquila un chico se me ha acercado, creo que quería darme información de algo, yo iba con los cascos así que para mí la conversación ha sido de cine mudo. pero me ha reconocido y me ha señalado y me ha intentado re-saludar y yo he abierto mucho los ojos y negado con la cabeza y me he ido confundida. si el chico en cuestión está leyendo esto, lo siento amigo, no era mi mejor momento. ojalá nos volvamos a encontrar.  
cuando he vuelto de los recados aún había luz. me comí un helado por el camino. no paro de escuchar el comentario de lo bonito que es que vuelva a anochecer tan tarde y a veces les sigo el rollo pero en el fondo me da pena porque me la suda. si soy sincera solo quiero que llueva y que haya una luz constante ni muy fuerte ni muy oscura, porque de otra manera solo estoy a descompás con el cielo y me siento desagradecida. 

de todas las tonterías que estoy cometiendo estos días, cerrar el blog me parece de las peores. de veras lo lamento, por haber cedido, por haberme traicionado, no volverá a ocurrir. y esto me lo estoy diciendo a mí misma. no son tiempos fáciles y este rincón sigue haciéndome sentir  paz.



la canción de la semana es: Whole Wide World, la versión de Cage The Elephant porque suena más alta.
hasta la próxima !