Sunday, 22 September 2019

El mundo se hizo en siete días. El séptimo era necesario, pues después de tanto trabajo uno necesita un día de low-profile para descansar, meditar y sonreír.
El día 8 ya estaba todo acabado, ese es el día en que Dios puede realmente pararse y comentar con sus amigos la creación de su mundo. Ese es el día en el que realmente empieza la historia… ese día es Hoy. Día 8. País sin Surf.
No soy dios, aunque sí en esta metáfora.

El fin de los preparativos para una historia… a partir de ahora queda lo más fácil, que es vivirla. 
Ya existe una pequeña parcela del mundo de Kevin en Suiza. Una rutina vital, agradable y complaciente que me levanta cada semana. Ya no tengo que encontrar las cosas que me alegran, ya las he encontrado… Ahora sólo tengo que conseguirlas. (Un camino mucho más sencillo).
[....]



Anyway, el primer sentimiento que me ha acompañado durante todo el viaje y que quiero comentar es el siguiente:
 Hay momentos que echo de menos a los amigos.
Bua que típico no? Eso estaba claro.
Correcto… estaba claro, pero ¿sabéis que es lo que más echo de menos? ¿Lo que realmente me hace añorar a los madrileños?
Los insultos.
El insultar de una manera que refuerce la amistad es algo que en Madrid se practica como las chanclas en verano. El que venga un amigo tuyo a contarte que está pensando en ligarse a una chica 7 años más joven y que empiece la retahíla: – ¡¡!! Pero, serás puto maricón… me cago en la puta, puto pedófilo asaltacunas… menudo cabrón
…de mierda.-
Y todo con una sonrisa en la cara. (Y en la de él, pues sabe que en el fondo…). Con la extensa y prolífica variación insultil que tenemos en Madrid, y aquí no puedo decir nada de nada. Insultos como: cara-estaca, carroza, chupa-charcos, come-doritos, cabeza de mierda o pringao… ¡Cómo los echo de menos!, ¿se puede acaso decir más con menos? En fin… Para colmo hay un par de estudios por ahí que dicen que insultar reduce el estrés y que la gente que insulta y no para de decir tacos es más de fiar que los que no lo son… así que ya sabéis.
Y además si queréis insultar a alguien, pero el ambiente formal u hostil no os permite llamarle cabrón, llamadle caraestaca, estoy seguro que nadie de RRHH ha despedido jamás a nadie por un insulto como este.

– Quiero escuchar a los Beatles
.
Estoy harto ya de no poder escucharlos bien. Harto. ¿Que por qué no puedo escucharlos bien? Por que los cabrones hacían las mejores canciones de amor que se han hecho, punto uno, y por que despiertan en mí torbellinos de sentimientos, de recuerdos y de mierdas que me muero por dejar atrás. Me dijo una vez mi amigo J, –Te voy a decir dos palabras que te van a cambiar la vida: The Beatles-.  Tenía razón el mamón. Estar feliz, contento con tu vida… realmente contento con tu vida, y ponerte a escuchar a los Beatles era un absoluto éxtasis, era una de esas maravillosas sensaciones como de que el mundo, con sus miles de años de historias, guerras y evolución ha sido creado sólo para que pudieses tener ahora, tú, este sentimiento, un mundo creado especialmente para que llegase este momento. Era una sensación de victoria ante la vida (Como la de escapar de un bosque encantado) y para ello… sólo tenía que darle al play.
Darle al play ahora es… distinto. Muy distinto. En fin.
Obligatorio para pasar al siguiente punto ver vídeo entero, empatizarme, y admirar que pintas más guapas tenía John Lennon en esa época.

Desmontando a Kevin.
El siguiente punto se llama Desmontando a Kevin, en una clara analogía a la mal traducida pero excepcional Desmontando a Harry. En Desmontando a Harry la trama principal tiene puntos bastante análogos a la vida que estoy viviendo aquí. Hay un montón de escenas con las que me puedo sentir identificado, y a veces Woody Allen es capaz de expresarlo mejor que yo. Fuera las máscaras.
.
¿Es genial, verdad?. Genial por lo cierto, lo rápido y bien expresado que está (para mí). Hay otra de las escenas en las que Harry (Woody Allen), está explicándole a su hijo los misterios de estar enamorado que reza algo así:
” -Sabes hijo, no te preocupes por encontrar a una mujer que te haga sonreír y temblar a la vez en cuanto la conoces… No funciona así, simplemente tienes que esperar, abrirte a alguien y …
-Y entonces si tienes suerte podrás estar enamorado de ella, después de amarla. Eso es, primero tienes que quererla, y después, si tienes suerte, te encontrarás enamorado de ella. No es al revés como la mayoría de la gente cree, ¿sabes? ¿Quién recuerda querer a su novia de una manera visceral y perfecta en el momento exacto en el que la ve por primera vez?. O incluso en los meses posteriores… Nadie! Si ni siquiera sabías que el simple hecho de quererla te hacía feliz!
-De ahí viene ese sentimiento tan común de sentirse afortunado con la mujer que tienes ¿sabes? Porque tu decides besar a alguien, hacer el amor a alguien, y un día, de repente, te das cuenta de que estás enamorado de ella. ¿Cómo he podido ser tan afortunado de encontrarla? ¡Si ni siquiera sabía que era la perfecta!… No lo fuiste! Ahí está el truco, eres una persona normal, corriente y moliente ¿sabes?
-En realidad te estoy contando esto hijo por que… por que siento que esto debería de ser así sabes? Siento que esto tendría que ser la verdad sobre el estar enamorado, por que si no es así … entonces estoy definitivaemente en la mierda.
¿Precioso verdad? La siguiente habla de lo que es superar una ruptura:
” -Hijo, cuando una mujer decide dejar de quererte, tienes que saber que volverás a escuchar a Little Joy (cambio el nombre del grupo para que sea empatizable). ¿Que cuánto hay que esperar para eso? Como poco un año y medio. Un año y medio para conocer, mirar, besar y volver a conocer a alguien con quien tener la sensación de querer compartir el recorrido de vida que te queda. Un año y medio es mazo, ¿sabes? ¿Realmente tienes que esperar todo ese tiempo? te preguntarás… Pues eso parece hijo, es el tiempo normal, así que eso parece… Aunque te aseguro que el tiempo pasará, eso no hay quien lo impida.
-¿Que qué es la metáfora escuchar a Little Joy? Oh, no es ninguna metáfora, es realmente escuchar a Little Joy mientras estás tirado con ella en la cama, una cama sin bordes. Mirarla y verte mirándote en su mirada del mismo modo. Acercar los labios y ser feliz, más feliz que antes de no estar besándoos. Tener un momento para ti en medio de esa tormenta soleada solamente para darte cuenta de que todo ha merecido la pena, desde las palizas que te daban a los quince años hasta la muerte de niños en áfrica. Todo ha merecido la pena para esto; y el momento de la distancia negativa es el momento de la plenitud, del completismo… ya está, ya he vivido, te dices. La vida está vivida, el resto es propina. La tormenta y el sol descubren no sólo el acroíris sino el mundo entero, su belleza, ha sido reflejada en nosotros dos estos minutos… Ya solo queda acurrucarse y seguir escuchando Little Joy. Así sí joder.. aunque luego piensas.. un año y medio es mazo.
Y ya la última lección aprendida, esta va sobre la mujer ideal:
-¿Sabes lo importante que es estar con una mujer que realmente consideres superior? Es de las cosas más importantes del mundo, hijo. Hay hombres que prefieren una mujer sumisa y dedicada, a la antigua usanza, que te quieren incondicionalmente. No digo que esto esté mal, por supuesto, hay gente que quiere una vida tranquila y sin sobresaltos. Sin embargo hijo, yo te digo que no pares hasta encontrar a La Chica.
– Una chica a la que tengas que ganarte cada día, a la que tengas que enamorar cada día… esas son las mejores chico. Son las mejores, porque sólo ellas te harán exigirte lo mejor de ti mismo en todo momento. Obviamente tienes que dejar que sea el subconsciente el que trabaje, y no pensar en esto conscientemente… porque entonces puede que ella lo note y las cosas se pondrán feas ¿me entiendes?
– Pero estar al lado de una verdadera gran mujer, una mujer que sea tu musa y a la vez tu amante, hará que mejores como persona mucho más que alguien que está pegado a un ficus. Ya lo decían Kennedy o Hemingway ¿sabes? Un hombre, con la mujer adecuada, puede llegar a donde se proponga, o al menos eso creo yo también“… Fin.
.
.....
pero ya sabes lo que dicen… Si no puedes estar con la mujer que amas, ama a la mujer con la que estás…
.
Paz Hermanos. Nos vemos en la carretera de camino a la Playa.




este fue kevin (mi hermano mayor). siempre el mejor.