Monday, January 21

supe enseguida que estaba metiéndome en líos. fue como dejar caer una granada sin anilla. a partir de ese momento la noche dejó de tener sentido para mí, como muchas otras noches. a veces pasa eso, ¿no? de pronto ocurre algo que hace que sea un sinsentido estar en la calle escuchando chistes y fumando con las manos rojas de congelación. te quedas como noqueado mirando al infinito mientras todos siguen moviéndose a tu alrededor, carcajeando, a cámara lenta.
y entonces me fui. sólo me despedí de él, si es que se puede llamar despedida. salí del corrito y caminé calle arriba. en su momento me pareció la mejor opción. bueno, y ahora lo sigo creyendo. aunque empiezo a pensar que no es que debiera irme, sino que nunca debí estar.
el día siguiente siempre es el peor. te levantas con la cara absolutamente deshidratada deseando tener alguna señal de vida amable en tu buzón de entrada, una llamada o incluso un toc toc en la puerta de tu casa. pero (se supone que) aprendí a no pensar en estas cosas. sobre todo porque en este caso no me corresponden, claro que uno muchas veces desea cosas que no le corresponden.
de verdad que intento hacer las cosas sencillas pero creo que no lo sé hacer muy bien. creo que no sé discutir, pero creo que tú tampoco. supongo que está bien no saber discutir, porque significa que no lo hacemos lo suficiente como para aprender a manejarnos... pero aún así me pongo muy triste y no lo puedo evitar. pienso todo el rato en pedirte perdón y luego cuando hablamos me expreso fatal y de pronto suelto de golpe todos mis miedos y yo qué sé... me siento como una imbécil y una neurótica. y abrumo a cualquiera. en realidad yo solo habría querido que todo acabara en besos. una vez me dijeron que con unos buenos besos se podía solucionar casi cualquier cosa. yo no me lo creí mucho, pero luego lo comprobé y tiene mucho de razón.
ahora estoy muy confusa y muy cansada. no sé por qué he dicho tantas tonterías cuando en realidad lo único que es cierto es que te quiero y que me encantaría que estuvieras esta noche a mi lado en la cama, y así el resto de noches del año.