Friday, January 18

desde que tengo uso de razón he tenido siempre una relación muy extraña con el sueño. supongo que dormir me gusta, pero no más que estar despierta. puedo dar vueltas y vueltas durante horas una vez metida en la cama, horas que siento desperdiciadas, ya que ni descanso ni me siento vivir. es como ser un animal nocturno, un búho, o una persona que necesita más horas, que 24 le parecen demasiado poco.
a veces pienso que mi vida es un caos. un bello caos de horarios, trabajo, besos y latas de cerveza. que todo son metáforas, y que éstas no van por separado sino que se mezclan como un único todo.

TODO es una puta maravilla. a pesar de que de vez en cuando el salvajismo llegue a sobrepasarme, en el fondo no me importa, en el fondo me gusta. también me gusta que se plasmen estos delirios en el arte, sea cual sea el tipo. El arte es joven de espíritu y siempre ha de serlo.

Esto es fruto de una noche de insomnio. Incluso, aunque no lo sepan, fruto de una pizquita de despecho  también. Han sido muchas más horas de trabajo de las que parecen, y al final ha resultado pues... algo. para mí maravilloso; para el resto imagino que algo diferente.

aden arabie, y las mil y una imágenes que se te pasen por la cabeza.
vuelven the parrots
y vuelves tú, pero esta vez conmigo al lado.
para hacer del insomnio algo mucho más divertido.