Monday, December 31

yo no sé si algún día seré mayor. la vida es muy misteriosa y siempre nos está sorprendiendo y eso es lo más emocionante, que nunca sabes lo que va a pasar.
comencé este año 2012 rodeada de alemanes desconocidos, amigos más bien recientes y mi buena amiga y compañera Ana en un piso de Barcelona. La mitad de los que estaban en la sala ni siquiera comieron uvas, y ahí estábamos, bailando, bebiendo y alucinando con la buena temperatura de esa mágica ciudad.
mirándolo hacia atrás siento algo así como ternura. me inspiran simpatía esos personajillos bailando en una azotea, que no tenían ni idea de cómo sería el año que se les avecinaba. escribimos nuestros propósitos en un papel que luego quemamos, es una tradición que yo hago desde pequeñita. la verdad es que no recuerdo muy bien lo que puse, pero me acuerdo de los más grandes, los gordos, los importantes..
el otro día miré desde fuera todo lo que ha ocurrido este año y me colapsé. me eché a llorar. todo es absolutamente increíble. todo me hace inevitablemente feliz. tantos proyectos, tanta creatividad, tantas ganas, tanta vida... y esque no sólo lo que me ha ocurrido a mí, ni mucho menos, sino lo que está ocurriendo a mi alrededor, los que están a mi alrededor. su vida, sus personalidades tan complejas y atractivas que poco a poco siento que estoy descubriendo. me cautivan, de verdad. su música, su carácter, sus programas de radio, sus fotos, sus ideas, sus cortometrajes absurdos y nuestras infinitas noches.
oye, os quiero muchísimo a todos y no os lo digo apenas, o al menos no os lo digo tanto como me gustaría.