Monday, October 1

RUN DEEP, RUN WILD

hoy, esta noche tendrá lugar el final de otro pequeño episodio de vida. mi verano pone su fin mañana a las nueve de la mañana.  aún sin mentalizar, sin sueño, sin demasiadas ganas de comenzar otra vez, yo misma me pregunto la razón de estas sensaciones tan apáticas con respecto al comienzo del curso. he vivido este mes de relativa minusvalía como a cámara lenta. para nada estoy preparada para moverme como precisa estudiar donde estudio. creo que es todo ese tema lo que me ha dejado atrás, lo que no me ha permitido coger carrerilla para comenzar. aunque también puede que todo eso no sean más que excusas, que realmente lo que me da una pena horrible es desprenderme de todo lo que ha traído esta temporada. todos los viajes, todos los lugares, extrañas nuevas rutinas, y extraños cuyas miradas cada día me dicen más. he pasado todo el verano enamorada, todo el rato, día y noche, viviendo una especie de aventura constante -surrealista en muchos casos- , de cómic de súper héroes, de comienzo de película de terror de serie B. un popurrí de azúcar moreno, menta, besos con lengua, insomnio, estrellas y zancadillas amistosas. todo ello bajo un nuevo filtro, una nueva sensación inefable que hace la bella vida más bella aún. habiendome reído cientos de miles de veces en mi vida, jamás lo hice como este verano. por más kilómetros que haya conducido, tampoco han sido iguales que estos. ni las lágrimas habían sido nunca tan densas y vibrantes. mi cuarto nunca había estado tan bonito y especial como ahora. nunca había visto ánimas tan vivarachas, ni el asfalto había estado tan ardiente, ni un piti me había sentado tan bien. digamos que han sido días de experimentar, de crear, manosear y gozar. de escribir en privado y bailar en público; de bailar en privado y cojear en público. un verano de wanga, de familia numerosa, de comunas, vino compartido, vino regalado, terraza y chancletas. un verano en el que he aprendido un poco más acerca de la felicidad y de las personas, he visto más de 40 películas, he leído, he mordido y he comido carne, he volado, corrido, caminado y conducido distancias enormes, he saltado, he trasnochado, he flipado y baboseado la almohada. he reído y visto reír, he inventado juegos y reinventado recetas. he chillado muchísimo, en el coche, conciertos, tiendas de campaña y montañas rusas. me he calentado y entragado. me he desquiciado, me he asustado, me he paralizado. he sentido éxtasis y he cerrado los ojos para escuchar mejor. he charlado animosamente con desconocidos, y dicho alguna que otra palabra entre sueños. he visto despertar a todos mis amigos, he hecho turnos de baño y ducha y conciertos de playa imprevistos. he lamido tus mejillas y acariciado tu boca. he tenido hambre de sabores frutales. he sido una sirena y una mimosa. he corrido tras de alguien y he invitado y sido invitada a nosecuántas rondas.  he llorado con una puesta de sol. he visto amor, he visto amar y he amado con toda mi puta alma. he tenido momentos tan excitantes y peligrosos.. he destrozado mi tobillo izquierdo y aún no sé cuándo volverá. también me he enfadado a escondidas y me han pillado, y me he auto-chafado sorpresas. he gritado FELICIDADES y he sentido verdadera felicidad por éxitos ajenos, he perdido ciertas supersticiones. he soltado tacos y he nadado de noche en la piscina y amaneciendo en el mar. también he desnudado bajo el agua y me he tostado bajo el sol. he vomitado, he mirado con ternura a alguien dormir y he preparado meriendas portables. he vivido un verano más como si nunca antes hubiera tenido uno. he descubierto el placer de la reiteración.
pero sobre todo, he dejado de huir. y creo que todas estas sensaciones han quedado atrapadas en mis ojos para siempre.