Monday, September 24

diario de abordo: fin del verano. día 2 del otoño

 desde que me accidenté todo es un poco nebulosa de analgésicos y días que se fusionan unos con otros. ha habido como grandes etapas; la etapa silla de ruedas, dolores nivel lágrimas e insomnio; seguida de la etapa en que descubro que puedo andar, dolores nivel Nolotil ampollas y paseos a cámara lenta; y por último la etapa estoy que me subo por las paredes, consigo unas muletas y me vuelvo una kamikaze nocturna. pero dan igual las etapas que pasen que claramente algo ha cambiado en mí.toda esta movida me está revolviendo algo dentro. de todo se aprende, dicen. uno no sabe cómo va a actuar en situaciones bajo presión, y mucho menos cómo van a hacerlo los de tu alrededor.  en estos veinte días que llevo enferma, creo que he dicho "gracias" más veces que en el resto del verano entero. y además de las sinceras.he aprendido a apreciar los más pequeños detalles y gestos, las miradas, las preguntas. el mero hecho de que alguien fuera andando a mi velocidad me llena de alegría y significa mucho más de lo que parece a simple vista.
cuando uno está débil ve las cosas de otro modo.
creo que me he vuelto más sonriente y más miedosa. durante la primera semana no podía soportar la oscuridad, ahora ya se me está pasando poco a poco... también creo que voy a olvidar por completo cómo andar como una persona normal y que voy a tener que aprenderlo. por otro lado, he perdido el apetito. y cuanto más tiempo paso sentada menos como, y cuanto menos como, menos hambre tengo... también me he dado cuenta de que todo es perspectiva, y que yo sigo viendo en mí a una persona con mucha mucha suerte, aún sin tobillo jajajaja. también he decidido que me voy a convertir en una súper deportista cuando me cure por completo, que ese día saldré corriendo y no pararé hasta que no pueda más del cansancio, como Forrest Gump. ah, y también esto ha potenciado mi poco desarrollada faceta de neurótica, woody allen estaría orgulloso de mí jajajjaja.
en fin yo qué sé. mi amor por la vida se a triplificado, y mi amor por el amor ya está a punto de alcanzar el infinito. en realidad estoy muy contenta de cómo se ha sucedido todo este verano. ni siquiera yo misma me esperaba unos meses así de intensos y espídicos. el cierre de la temporada se ha concentrado en este fin de semana que comenzó con unas paces en el centro de madrid y termina con red moon sonando y sushi en la cama, teniendo entre una cosa y la otra las aventuras más absurdas y enternecedoras que te puedas imaginar, incluyendo bailes en azoteas y streaptease en sótanos.
tengo el presentimiento de que éste va a ser un gran año.


pic: me and my new crutches