Sunday, July 29

todo apunta a que mañana por la noche finaliza mi período de rehabilitación/cura. cuatro días de casa y cama y noche y tormenta han sido la perfección para llevar a cabo un lavado y despiertamiento de mi alma y riñones al mismo tiempo. gracias a dios no puedo separarme de esta aureola de optimismo que me lleva en volandas por las calles de me-da-igual-qué-ciudad. más limpia, más clara, más pura, más hoy que nunca (más tú que nunca). dicen que los grandes poemas nunca nacen de la felicidad, y entonces yo creo que menos mal que en vez de poeta soy una vividora.
"ser feliz por y para los demás"