Monday, November 14

too much to ask.


días gastados en soledad y letras. ojos desgastados que aún forzándolos a cerrarse se mantienen abiertos, bien abiertos, como con espadadrapo. como esas noches eternas que no puedes dormir y miras el techo tan fijamente que casi te fusionas con él. leche cortada, tobillos congelados. madrugadas, pecados y yugulares abiertas.
días de lluvia caliente, que quema, hierve, arrastra las viejas costras, purifica tus pensamientos más turbios. acordes los que quieras, colores los que desees, competiciones tan sólo si eres tú el ganador. vértigo me da tu mirada, escalofríos tus caricias, ansia tus palabras. estoy acorralada, encerrada en una velocidad que fatiga hasta reventar. y caigo, y me revelo, pero en seguida soy de nuevo enganchada en la noria. sigo con los tobillos congelados y me culpo por mi insultante escepticismo. callada hasta implotar, se esfuman poco a poco los deseos y esperanzas, se ahogan por falta de oxígeno y alimento; aunque imagino que estas palabras no son más que una fuga mal sellada. y tú, dulce camarada, tú eres quien me engancha. introduces con delicadeza tus dedos en mi bolsillo trasero del vaquero y me frenas y reenganchas a tu paso.
y yo ya no sé qué hacer. y no sé si simplemente estoy cansada y empapada, no sé por qué ha sido un fin de semana tan circunstancialmente triste, no entiendo por qué no soy capaz de manejar la situación. no entiendo por qué hay preguntas a las que no sé contestar. demasiadas cosas son las que no entiendo, y creo que eso es lo que me está desesperando.

COME CLOSER